lunedì 30 marzo 2009

Dulce Primavera.

Desesperada porque llegue el viernes, ¡vacaciones! Aunque duren una estúpida y absurda semana, que es muy poco, las necesito. Necesito descansar, desconectar. He prometido no abrir un libro en todas estas breves vacaciones, y así haré. Estoy mas harta que nadie. Odio levantarme todas las mañanas a las ocho y diez, odio que me pongan un examen cuando ya creía haber terminado por una temporada. En fin, ¡odio las cosas que me joden el día y mis planes!
Deseosa por tirarme un año sabático, pero no puedo, y lo sé de sobra. Grrrr... Esto es injusto.
Un lunes más tachado en mi calendario. Dios. Ya 30 de Marzo. Me descuido y estamos de nuevo en Navidades... El tiempo pasa tan deprisa que da miedo incluso quedarse dormida.

Y tengo ganas de pegarme una buena fiesta como las de antes, pero llega el día de pegármela y me echo atrás. Ya sea por la ropa, por el dinero o simplemente por las ganas. Y así sigo. Encima mi carnet de identidad me limita a la hora de hacer cosas. Y eso sí que es injusto, podría ser como en EEUU que la mayoría de edad se alcanza con los sweet sixteen!! Pero bueno... Me tranquiliza la idea de que a los dieciocho podré salir de esta ciudad y aventurarme a las calles madrileñas, donde no tendré que competir contra niñatas de quince y dieciseis por el chico que me gusta en las pistas de discotecas penosas. (Una rajada de vez en cuando nunca viene mal, sobre todo los lunes, que sienta de maravilla!)

Hoy soy la maldad hecha persona, tengo que estudiar filosofía y hacer dos trabajos. ¡Tengo derecho a pasarme con la gente!

1 commento:

Izaro...mmp ha detto...

Si algun dia te planteas escribir un libro, creeme que sere la primera en comprarlo ;)

muaaaaaaaak!