lunedì 16 marzo 2009

Me he pintado las uñas de negro.

Hay a veces que las cosas no salen como esperabas. Que hay baches y caídas, decepciones quizá... Situaciones que producen dolor de cabeza, caras largas y tristes.
Se juntan sentimientos que no deben de mezclarse, que normalmente hacen balanza para que no estés mal, ni tampoco extremadamente feliz. Se mezclan y te hacen bajar de las nubes, te hacen sentir nada, te hacen incluso no existir.
Y quieres dejar de pensar, poner la mente en blanco. Coger aire profundamente y decir me da igual. Paso de todo. Paso de ti. Pero no, y no sabes qué decir, no entiendes nada. Se te olvidó cómo actuar en momentos como estos, o es que a lo mejor nunca supiste llevar este tipo de situaciones.
Y en casa las cosas no van mal, pero no van del todo bien. Y te sientes lejos de las personas que están a tu lado, que estás sola aunque no lo estés. Y la culpa la tienes tú misma por evadirte, por no dejar que nadie se acerque, por crear una barrera para que nadie sufra por tu culpa.
¿es que realmente piensas que las personas que te rodean sufrirán por tu culpa? No, solo quieren ayudarte. Pero, ¿y? No pueden hacerlo. Nadie puede.
Te da la sensación de que tu estado de ánimo es muy inestable, y no puedes llevarlo.

Esto es un círculo vicioso del que parece que nunca podremos salir.
Parar el mundo, que me bajo.

2 commenti:

IzarO ha detto...

=D que arte!!

enana sol ha detto...

ya es hora :D
i love it