giovedì 8 ottobre 2009

Seduta qua...

Nuevas huellas voy dejando por la orilla imaginaria de mi cabecita de niña que a veces cree ser mujer. Repaso los apuntes que ayer cogí en la clase de la vida, subrayo las palabras importantes que me hacen sonreír, y a veces llorar. Vuelvo a respirar tranquila después de todo lo que ha llovido. La lluvia ha limpiado las calles igual que ha limpiado mi yo de energía negativa. Intento ser mejor persona, pero sólo intento. Quizás algún día lo consiga pero mientras tanto intentaré sonreír mas a menudo.
Pensamientos sueltos se amontonan en mi mente a la vez que bostezo. No se cómo empezar a escribirlos todos, quizás pienso cosas indescriptibles, quizás no pienso nada y me estoy engañando a mí misma.
Contradecirse, aclararse, reírse y volver a enfadarse. Rueda que no acaba nunca, y a mí me entra sueño con tanta monotonía. ¿Tan difícil es ser feliz? Ser feliz y punto. Llegó el momento de cansarme de quejarme de los errores de los demás, llegó el momento de cansarme de mis propios errores.
Y solo puedo dar las gracias a aquellos que me ayudan a madurar.
"Grazie per ogni singolo momento nostro. Per ogni gesto il più nascosto. Ogni promessa ogni parola scritta dentro una stanza che racchiude ogni certezza. Per ogni giorno ed ogni notte. Per ogni sogno ed ogni risveglio non può finire. Perchè davvero ti conosco e mi conosci ancora meglio non può finire?"

1 commento:

Tyrael ha detto...

cada día me enamoran más tus letras....


FELICIDADES Srta. Cavalli!