giovedì 14 maggio 2009

Solo a veces...

¿Sabes? Hoy he echo un examen. Me ha salido bien, era casi todo de opinión personal. ¿Sabes?, era de ciencias. También me ha dado la nota de otro examen, de inglés. Decepción enorme, pero hoy estoy muy feliz como para hundirme por una mierda de nota. ¿Y sabes qué? Estaba comiendo nata y me he cargado el bote. Río. No sé cómo, pero lo he roto. Ya no echa, ¿sabes? Y a mí me jode, me encanta tomar nata a cucharadas. Y he pensado en tí. Así, de repente. No es que no lo haga durante el día, ¿sabes? Es más, creo que lo hago a cada segundo. No, no estoy mintiendo. Sé lo que estás pensando, pero no lo hago. Yo nunca miento. Vale, está bien. Casi nunca. Pero esto es cierto, pienso mucho en ti. ¿Y sabes qué he hecho esta tarde? Me he ido a estudiar con Carmen a Huerta Rosales. Cambio de tema, como siempre. Rápida, loca. Aunque te enfades. ¿Y a que no sabes qué? Nos han acosado dos niñas chicas y uno de siete años. Una era muy fea, otra tenía mocos y el niño era un violento que hablaba sobre muertos. ¿Lo entiendes? Sobre una canción que recitan los muertos. Luego nos ha dado una patada, ¿sabes? ¡Una patada! En verdad se la ha dado a una de nuestras botellas de agua, pero da igual. El caso es que el niño "nos" ha dado una patada. Y de nuevo me he acordado de ti. De las tantas veces que me cuentas lo malo que eras de pequeño. Joder, como fueras igual de pesado que el niño este... Y vuelvo a reír. Tengo que estudiar, ¿sabes? Y no tengo ganas, como ya sabes. Yo nunca tengo ganas de estudiar. Sabes, sabes, sabes... No sabes nada sobre mí. Mentira, creo que sabes demasiado. Un examen sobre mí... Aprobarías. Un seis. Y es que yo siempre corrijo por lo alto, si no tendrías un cuatro incompleto. Ahora río a carcajadas. Seguro que no entiendes esa pequeña gracia. Normal, no tiene que ver contigo. Me doy cuenta que tengo un problema mental. Pero bah, ya se me pasará... Hay cosas peores en esta vida, ¿no? ¡Como no tenerte!

Para las personas que estén leyendo esto y piensen que estoy zumbada... Les doy la razón. Enterita, para vosotros. Y es lo que pasa cuando escucho canciones como la que estoy escuchando... Que me descoloco, que me pierdo, que la razón se me escapa y se mezcla con el aire veraniego que nos llega cada Mayo. Oh Dios, verano. Libertad. Cierro los ojos. Me dejo llevar... Mierda. Tengo que estudiar matemáticas.

4 commenti:

Sol ha detto...

Parece que no lo escribes tu que lo escribe.. nose algo raro (:

carmen ha detto...

porque tanto sabes?
muerte a niños que nos dan patadas y niñas feas como monos

Mery Cavalli ha detto...

lo he hecho aposta lo de los sabes ¬¬

carmen ha detto...

no me digas?