domenica 6 giugno 2010

La dulce niña Carolina...

Llorar es tan sano y a la vez tan injusto. Al menos para mi.
Recuerdos amontonados en mi mente y estrofas nuevas que llegan a mi vida sin yo quererlo. Dolor del pasado que hace mella en el presente, pero va liviano pue yo curé mis heridas con veneno de serpiente. Es simple, nunca he fracasado. No me siento así aunque mi alma esté dañada, nunca pisé en falso pues siempre creí en mi. Y quien me dolió que se lleve las cenizas a otra parte..., que yo no las quiero. Quien me dolió que me seque las lágrimas con su ausencia y que no me mire a los ojos cuando nos encontremos.
Las estrellas brillan en el cielo y hoy no me siento una de ellas, solo quiero dormir. Soñar, sin casualidades. La vida sigue su transcurso y yo sigo sentada en el suelo admirando cada segundo y presenciando la rutina de los demás. Yo no soy así.
No quiero a nadie que no sea pasional, no quiero a nadie sin metas, no quiero a nadie que no pueda admirar.
Puede que no sea una buena noche para comenzar a hilar una nueva vida, pero qué mas da si las letras recorren mis labios, amontonándose en mi garganta y saliendo torpemente de mis dedos. Pero qué mas da si aún tengo diecisiete años y una fuerte voz que grita en mis adentros. Pero qué mas da si me encontré con dos ojos sin quererlo y a día de hoy...
Cuando el tiempo pasa piensas en quien te quiso y quien te utilizó, quien es bueno y quien es malo, y las conclusiones cambian cada día pues nada es seguro, todo poco probable. Nada es lo que parece pero todo es lo que parece.
No quiero vivir así, vigilando mis espaldas. No quiero sentir que años de evolución no sirvieron para nada mas que alimentar la codicia y la ambición. Peco de idealista y no me callo al gritar que me mudaría de planeta para empezar de cero con otros valores, con mas humanidad.
Soy joven y las manos me tiemblan al igual que mis labios de vez en cuando. Me puedo enamorar pues el amor es mi religión y aunque no tengo la edad nunca le daré la espalda a un te quiero sincero.
El agua recorriendo nuestros cuerpos y un segundo en el que todo se paraliza con un simple beso, en eso se resume esta noche mis deseos y espero que cumplas con tu parte y todo surja..., yo no voy a ser menos.

2 commenti:

Hugo ha detto...

Soy el más asiduo a tu Blog creo yo, digamos que un cliente V.I.P hahaha. Hoy me has asustado al leer "La vida sigue su transcurso y yo sigo sentada en el suelo admirando cada segundo y presenciando la rutina de los demás." Pero lo reconozco, me he alegrado al ver que no es así haha. Veo que quieres "cambiar" de vida, no hace mucho tiempo, leyendo el libro de "Como agua para chocolate", me encontré este fragmento: "Mi abuela tenía una teoría muy interesante; decía que todos nacemos con una caja de fósforos adentro, pero que no podemos encenderlos solos... necesitamos la ayuda del oxígeno y una vela. En este caso el oxígeno, por ejemplo, vendría del aliento de la persona que amamos; la vela podría ser cualquier tipo de comida, música, caricia, palabra o sonido que engendre la explosión que encenderá uno de los fósforos. Por un momento, nos deslumbra una emoción intensa. Una tibieza placentera crece dentro de nosotros, desvaneciéndose a medida que pasa el tiempo, hasta que llega una nueva explosión a revivirla. Cada persona tiene que descubrir qué disparará esas explosiones para poder vivir, puesto que la combustión que ocurre cuando uno de los fósforos se enciende es lo que nutre al alma. Ese fuego, en resumen, es su alimento. Si uno no averigua a tiempo qué cosa inicia esas explosiones, la caja de fósforos se humedece y ni uno solo de los fósforos se encenderá nunca."
Y me decidí a "cambiar" mi vida, a buscar eso y lo encontré. Espero que tu también tengas suerte y puedas conseguir lo que buscas, me pasaré más veces, claro está haha. Un beso, sigue así :)

Lexy ha detto...

Y para nada tienes que serlo :)
aix el amor, es el buen tiempo creo yo, todo florece :)