giovedì 20 agosto 2009

¡Quiero fabricar más amor contigo!

Algún día sabremos si el amor puede mover montañas.
Amar necesita implicación. Cuando somos jóvenes, como lo soy yo ahora con dieciseis años y más de once meses, pasamos demasiado de lo que no nos gusta y nos implicamos demasiado en lo que nos gusta. El amor nos gusta. A medida de que los años van pasando la implicación y la ilusión se van perdiendo, por eso me gusta decir que cuando se ama con más fuerza es más o menos a mi edad, o quizás un poco más mayor. Es amor diferente al amor que puede sentir alguien de treinta años, lo sé. Porque en ese amor entra madurez, y entra experiencia de otros amores vividos en años anteriores. Pero la inocencia y la ingenuidad, que aunque a veces te pase malas jugadas, da lugar a la confianza que puedas tener en la otra persona. Esa confianza de que va a ser para siempre, eterno. De que nunca te va a hacer daño. De que es de verdad. Lo que pase después, es otra historia... Todos deberíamos amar como lo hacemos por primera vez. Es más simple, y a la vez más complicado. No sabes cómo actuar en ciertos momentos, sí. Pero el simple hecho de no saber cómo reaccionará la situación ante el paso que des produce adredalina, miedo y una sonrisa nerviosa.
Y si, estoy disfrutando. Que haya baches no signifique que toda la carretera esté estropeada y casi no se pueda conducir en condiciones. Se disfruta cuando se es feliz, en los pequeños momentos, las pequeñas sonrisas y las conversaciones estúpidas. Se disfruta con una copa, o quizás con dos. Con un baile a altas horas de la madrugada, con un baño en la playa a la luz de la luna, con una anécdota absurda que te da que pensar... Con una antigua canción que te evoca un recuerdo, y este una sonrisa simple pero verdadera. Se disfruta viviendo. ¿De verdad piensas que no estoy disfrutando? ¡Venga ya...! Si como más se disfruta de la vida es estando viva, y cuando amas el corazón te late con más fuerza, y si el corazón late más fuerte y es el centro de nuestro cuerpo... Es que estás más viva por lo que estás disfrutando más. Y si sigues atando cabos llegarás a la conclusión de que amar es bonito, da miedo a veces pero sólo tienes que disfrutar. Sí, disfrutar como lo hago yo... Aunque a veces el miedo me traiciona.
Y, ¿sabes qué? Se que algún día sabremos que el amor mueve montañas.

2 commenti:

Tyrael ha detto...

ay... señorita Cavalli.... 16 años y sabes demasiado de la vida ya.... esto me hace penar que ¿qué sabrás cuando tengas la mía? espero verte en septiembre eh¿? y aun me debes una conversacion sobre como fue todo en la playa.... y resumirme y ponerme al dia.. un besazo!! y SIGUE ASI!

Anonimo ha detto...

sencillamente...increible
cuanta razon!