domenica 2 novembre 2008

Los Domingos siempre son asqueros...

y yo tengo muy mala suerte.

Si, esos enemigos míos que se hacen llamar Domingos, que te levantas con dolor de cabeza, mucha, mucha sed y pensando "Dios, tengo que estudiar Historia, hacer el trabajo de Economía y hacer esos malditos ejercicios de Ciencias".
Yo me levanto malhumorada de por sí, intentando recordar momentos y cosas que hice ese Sábado por la noche, pero la memoria siempre me falla y tengo que llamar a Lala (entre otras). La conversación siempre llega al mismo punto; yo tirada boca arriba en mi cama con el inalámbrico en la oreja diciendo "¿que pasó qué?" "¿que hice qué?" "¡El sábado que viene no bebo! ¡qué vergüenza!"
Pero llega el sábado siguiente y toda esa conversación fiiiiuuu se borra de tu mente, junto a tus promesas absurdas.

Que sí, que sí; que los Domingos siempre son asquerosos.
Ya no se ni cómo va mi larga e interminable Montaña Rusa. Me enfado, me río, lloro... Estoy loca. Estoy extremadamente loca.
Bah, me da igual.

Ayer tuve un día un poco difícil, por la mañana parecía Domingo. Fue súper cacoso... Quitando el momento en casa de Lala viendo "Dos Policías Rebeldes 2". Eso estuvo bastante bien, nos reímos demasiado...
La noche estuvo fea; me moría de frío, no hice botellón puesto a que mi economía es inexistente directamente, mis amigas se esparcieron por aquel sitio llamado vivero, y yo me encontraba con dos personajes antipatiquísimos que no me hablaban.
Encima mi madre me llamó súper temprano enfadadísima y me dijo las cuatro palabras clave que nadie quiere oír un sábado por la noche: ¡Vente para casa YA!
Y eso hice, con la cabeza agachada y de morros me dirigí a mi casa. No tenía llaves así que pasé los zapatos por las barras de la cancela y me salté la valla... Estaba para foto.

Vaya finde mas penoso.
¡No mas!

1 commento:

enn.sol ha detto...

cuando quieras .. ehh mery cuando quieras!! jajaja