mercoledì 26 maggio 2010

Intensa Estate.

Fusiono. Sueño. Me estremezco. Excitada. Intrigada. Respiración entrecortada. Stop.
Noche que no acaba nunca, noche sola, noche rara. Este presente está vacío, el futuro próximo me impacienta. Noche fría en la calle, calurosa en mi cuarto. Ventana abierta, ojos bien abiertos a la espera de alguna llegada. Quizás breve, quizás loca, quizás mejor. Inesperada, aún así deseada.
El tintineo de mis pies dando contra la pared, algún coche que pasa por la carretera. Saborear la libertad, que colisiona con el verano. Paso mi lengua por mis labios admirando ese sabor.
Hoy aquí, mañana allí. Pasado quién sabe, poco importa.
Renovada. Ácida. Dulce. Mayor. Menor. Si. Hiperactiva. Sencilla. Escurridiza. Con poca ropa. Con grandes planes.
Noches en vela. A una coca-cola por día. Noches en vela. Adoro las noches y detesto las mañanas. Noche llena de magia, que hace desear lo prohibido y empuja a tu imaginación al límite. A la frontera entre la locura y la lucided, al límite del deber que se corrompe porque la Luna lo quiere así. Y no hay más. No hay por qués, no hay peros, no hay esperas. Es así, o lo tomas o lo dejas. Sin repercusiones, sin consecuencias, sin un mañana.
Porque mañana me pasaré el día durmiendo... soñando tal vez lo que la Luna dejó apuntado sin que nos diéramos cuenta.

2 commenti:

Mente Insana. ha detto...

a mi también me encantan las noches, me quedaría a vivir en ellas,.. y odio muchísimo las mañanas sobre todo si tengo que madrugar xd

me gusta tu blog:) te sigo;)
1beso

Hugo ha detto...

Prometí pasarme más veces y así lo he hecho.
Sigo pensando que escribes realmente bien y veo que las noches te inspiran hahaha, será, como dijo Francis William Bourdillon porque "la noche tiene mil ojos, el día solo uno".
Sigue así, me pasaré más veces y como ya dije en su día, merecerá la pena haha.