domenica 14 ottobre 2012

Then the snow started falling.

Noche escuchando a Bon Iver en una cama deshecha, nicotina suspendida en el aire, el cuerpo boca arriba, los problemas relegados a las esquinas, y un poco de nieve en las pestañas. Pero no se derrite, no. Los hombros desnudos y las palabras en la lengua, las sábanas enredadas; el alma enredada. 
Decían que el día llegaría.
Pero aún son las 6:14.
Decían también que yo era una niña buena. 
Y ya ves.
La maleta estaba en el suelo, deshaciéndose y haciéndose a la vez. Y yo, mientras, me paseaba en ropa interior por los tejados. Como siempre, entre chimeneas sin humo.
Bien lo sabes ya.
Y esa luz que parpadeaba en algún tramo del pasillo, que te hacía susurrar un "Joder, me voy a quedar a oscuras...", ¡como si no ver acojonara! 
Encendiste el mechero y prendiste un cigarrillo.
Y el problema fue que tú sabías hacer círculos con humo. Y yo no.

1 commento:

Mente Insana. ha detto...

Y si resulta que él puede enseñarte y tú aprender y formar humeantes infinitos, ochos tumbados? No se volvería esa situación menos problemática?

Estoy de vuelta en http://yettunde.blogspot.com.es
Besico insano.